SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 28 Feb, 2024

El legado de Milan Kundera, el último gran escritor checo

Milán Kundera

Tomado del suplemento literario del diario El País


El escritor checo Milan Kundera, una de las grandes voces de la literatura mundial, murió este martes a los 94 años, en París. Kundera, como Borges, fue uno de esos escritores clásicos, cuya obra estaba por encima de cualquier reparo de la crítica y, sin embargo, vivió sus últimos años como eterno candidato al Premio Nobel de Literatura.

En una de sus entrevistas en los años 80, a propósito del éxito obtenido con su novela ‘La insoportable levedad del ser’ (1984), cuando ya era un referente en el mundo entero, dijo: “estoy saturado de mí mismo”. Prefirió alejarse de los medios y mantener la discreción, publicando cada cierto tiempo obras hoy ineludibles en la tradición novelística de Europa. De hecho, en las últimas tres décadas, Kundera solo escribió cinco novelas, no obstante, cada una fue un acontecimiento en el mundo de la cultura.

El escritor, como precisó este miércoles su editor en un comunicado, “murió el mediodía del martes, 11 de julio”. Por su parte Anna Mrazova, portavoz de la Biblioteca Milan Kundera, en la ciudad checa de Brno, cuna del escritor, expresó que “falleció tras una prolongada enfermedad”.

Kundera nació el 1 de abril de 1929 en Brno, hijo de un músico, aprendió muy pronto a aplicar las estructuras de la composición musical a la literatura.

Marcado por el totalitarismo comunista que sometió a su país durante buena parte del siglo XX, Kundera inició su carrera literaria con un poemario en checo, ‘El hombre es mi jardín’. Pero tuvo que exiliarse en 1975, poco después del triunfo de los soviéticos en la llamada Primavera de Praga, fue entonces cuando se pasó a la lengua francesa. Una vez instalado en París, a mediados de los años 80 decidió escribir su obra en francés. En esta ciudad vivió hasta el final de su vida junto a su esposa Vera Hrabanková, fallecida también en 2023.

Debido al componente libertario y desafiante de su obra, especialmente su novela ‘La broma’ (1967) donde se burla del estalinismo ruso, las autoridades soviéticas de Checoslovaquia decidieron retirarle la nacionalidad a Kundera en 1978.

Solo en 2019, cuarenta años después, la República democrática Checa volvió a otorgarle la nacionalidad al escritor que, en ese momento, tenía 90 años, y desde 1981 solo poseía la nacionalidad francesa.

Finalmente, como para despejar cualquier duda del aprecio que tienen por Kundera en su país natal, se le otorgó en 2020 el Premio Franz Kafka, el mayor galardón literario de República Checa, concedido por la Sociedad Franz Kafka de la ciudad de Praga.

Su obra representa no solo una contribución extraordinaria a la cultura checa (…) sino que ha tenido un eco en la cultura europea y mundial, después de haberse vertido en más de 40 idiomas”, afirmó el jurado que entregó el premio.

Kundera en la pléyade francesa

Es uno de los pocos escritores que ingresó con vida a la prestigiosa colección literaria francesa La Pléiade, de la editorial Gallimard, donde solo son incluidos los autores consagrados y considerados clásicos universales.

La novela que lo consagró internacionalmente fue ‘La insoportable levedad del ser’, un retrato sarcástico de la condición humana y una de las novelas contemporáneas más influyentes. Para ese momento, como autor checo en su país solo lo conocían por ‘La broma’ y ‘El libro de los amores ridículos’, un conjunto de textos que hacen un amargo repaso de las ilusiones políticas de la generación del golpe de Praga que, en 1948, tras una derrota, permitió la llegada de los comunistas al poder.

Como muchos otros exiliados, la relación con su país fue compleja, incluso tras el regreso de la democracia al bloque de Europa del Este. Algunos intelectuales checos le siguieron reprochando a Kundera su escasa actividad pública en favor de su cultura natal.

Debido a su enorme popularidad, cabe recordar que fue traducido (en más de 50 lenguas), él siempre optó por ocultarse de los medios. De hecho, antes de hacer las paces oficialmente, Kundera regresó regularmente a la República Checa y a su ciudad natal, pero la mayoría de veces de incógnito.

La noticia de su muerte dejo un vacío en la literatura universal. La obra de Kundera es “una exploración profunda, humana, íntima y distante a la vez”, reaccionó la primera ministra francesa Elisabeth Borne tras saberse su deceso. Su homólogo checo, Petr Fiala, destacó que Kundera “alcanzó a generaciones de lectores en todos los continentes”.

“A lo largo de muchas páginas nos ayudó a descubrir quiénes somos, a encontrar un camino entre lo absurdo del mundo. Con él muere una de las más grandes voces de la literatura europea”, reaccionó la ministra de Cultura francesa, Rima Abdul Malak.

Legado literario

Su última novela, ‘La fiesta de la insignificancia’, que traza las peripecias de cuatro amigos que viven en París, se remonta a 2014 y, con su publicación, rompió un silencio de catorce años.

Kundera, como afirmó en su libro ‘El arte de la novela’, se consideraba un heredero de la tradición de Miguel de Cervantes y ‘El Quijote de la Mancha’. Para el escritor checo, “Cervantes es el fundador de la Edad Moderna”.

Además de Cervantes, Kundera se declaraba seguidor de novelistas clásicos caracterizados por sus juegos formales, ironías y sentido del humor, como Rabelais, Sterne y Diderot.

En este sentido, Kundera mantuvo un legado de la novela entendida como juego y a la vez como compendio del conocimiento del mundo, por eso tuvo como principales influencias en su narrativa a escritores como Hermann Broch y Robert Musil, quienes pretendieron concentrar la ciencia, el arte y los hechos de su tiempo en un solo libro, como son ‘Los sonámbulos’ de Broch, y ‘El hombre sin atributos’ de Musil.

La razón de ser de la novela es la de mantener el ‘mundo de la vida’ iluminado y la de protegernos contra ‘el olvido del ser’.

Milan Kundera

Pero, a nivel de la cultura checa, Kundera fue el último escritor de una estirpe de grandes creadores satíricos y delirantes, como fueron Franz Kafka (1883-1924), Jaroslav Hasek (1883-1923) y Bohumil Hrabal (1914-1997), caracterizados por el juego literario, el humor negro y la profundidad filosófica, virtudes a las que se mantuvo fiel. Por ello, jamás cedió a las modas literarias o las tendencias editoriales.

Para Kundera, citando a Broch, la novela debía “definirse como aquello que reúne todas las ideas y todo el conocimiento con el fin de arrojar luz sobre la existencia”.

About Author

Sugov

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias