SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 28 Feb, 2024

¿Cuál fue el último pensamiento del padre Camilo Torres?

Camilo Torres
Lo que jamás imaginó Camilo, sin duda, es que se llegaría a avanzar en un proceso, con un primer paso: el cese bilateral al fuego con el ELN. Históricamente ha sido la fase más sólida, en un gobierno que marca la diferencia, el de Gustavo Petro.

Fernando Alexis Jiménez | Periodista y digirante sugoviano


¿Cuál fue el último pensamiento que pasó por la mente del padre Camilo Torres cuando lo acribillaron las fuerzas de la Quinta Brigada en Patio Cemento, en San Vicente del Chucurí, el 16 de febrero de 1966? ¿O quizá, yendo más allá, qué habrán anhelado momentos antes de partir a la eternidad, los también sacerdotes Domingo Laín  Sáenz, Gregorio Manuel Pérez Martínez  o los propios hermanos Vásquez Castaño, fundadores del ELN?

Sus pensamientos fugaces, al recibir una ráfaga o un disparo, pudieron girar en torno a dos elementos históricos: la toma del poder de facto, o la firma de un acuerdo con el gobierno, abriendo puertas a transformaciones sociales

Conquistar el dominio estatal y sentar un nuevo norte, por la fuerza de las armas, era imposible. ¿La razón? No hubo respaldo popular a la propuesta de cambio por la vía de la resistencia. Quedaba una opción, el diálogo.

Pero, en lo que coincidirían, sin duda, es que jamás imaginaron que avanzar en ese proceso sería en un gobierno alternativo, el de Gustavo Petro. De otra manera, dar esos pasos iniciales, jamás habría sido posible. Se hubiese repetido lo que fallidamente intentaron las FARC, el EPL y el M-19: dialogar para encontrarse, semanas o meses después, con la traición de los gobiernos de turno.

UN SUEÑO POSIBLE

El sueño del padre Camilo Torres Restrepo, si bien no se ha cumplido, comienza a tomar formar con las pinceladas coloridas del diálogo, poniendo sobre la mesa las expectativas y las realidades sobre las cuales se puede llegar a acuerdos, pese a la oposición de los enemigos de la paz que perviven en el país y que se resisten al cambio.

La plataforma del Frente Unido que concibió Camilo con amplia participación popular, sigue vigente, a lo que se suman, por supuesto, las expectativas programáticas del ELN.

En el actual gobierno, se vienen prefigurando transformaciones. Por supuesto, no serán fáciles y deberán enfrentar la oposición irracional de quienes quieren mantener oprimidas a las clases populares. Pero el hecho mismo de que haya un espacio de diálogo, es un aliciente para seguir alimentando ese sueño.

El cese bilateral del fuego por seis meses—al término del tercer ciclo de negociaciones de paz– permite que las partes se puedan escuchar. Los disparos de un fusil ensordecen y hacen imposible el entendimiento, por el fragor aciago que va de la mano con la guerra. 

PARTICIPACIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL

A lo largo de la lucha de los elenos, murieron muchos colombianos que se identificaron con su pensamiento: campesinos, sindicalistas, estudiantes, indígenas y líderes de diversas plataformas.

En memoria de su sacrificio, dando la vida por la defensa de un ideal, era previsible un elemento sobre el cual se trabaja de cara a un acuerdo de paz: la participación de la sociedad civil en las conversaciones y los alivios humanitarios para disminuir las afectaciones en las zonas más golpeadas por el conflicto.

Con los altibajos que se han evidenciado desde el inicio de los diálogos el 21 de noviembre del 2022, en Caracas, las tres rondas en una mesa de concertación han dado pasos sólidos, siempre hacia adelante. Se ha fluido un poco más expeditamente que cuando se produjeron las aproximaciones con las FARC. Comprensible porque se trata de dos dinámicas diferentes.

MONITOREO Y VERIFICACIÓN

Los  pilares de monitoreo y verificación a través de un mecanismo concertado y en el que tomen parte la Iglesia Católica, la Comunidad Internacional y la veeduría de organizaciones de la sociedad civil, despiertan confianza y avivan la esperanza de llegar a un acuerdo de paz con el ELN, con bases sólidas y que permanezca en el tiempo.

En pocas palabras, con reglas claras, que no den margen a suspicacias de los eternos enemigos del diálogo, que añoran la seguridad democrática de Uribe.

Quienes anhelamos una Colombia diferente, en la que equidad, justicia y desarrollo sean reales y no meros conceptos de economistas que explican muy bonito sobre el papel, creemos que el desescalamiento del conflicto con el ELN no está lejano en el horizonte. 

Por el bien de un pueblo que ha sufrido tanto, es justo, necesario y urgente.

Lea todas las crónicas, cuentos, relatos y artículos del mismo autor haciendoClic Aquí


NOTA IMPORTANTE: El texto que acaba de leer compromete únicamente a su autor, y aunque se trate de un dirigente de nuestra organización, no necesariamente interpreta el pensamiento sugoviano.


 

About Author

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez - Ejerce el periodismo desde hace más de 40 años. Ha trabajado para radio y prensa. En esta última etapa escribe para medios digitales. Cursó una licenciatura en ciencias religiosas en la fundación universitaria Bautista. Tiene columnas permanentes en portales internacionales como KaosEnLaRed, AméricaXXI, Alainet, Rebelión y Prensa Bolivariana, entre otras. Se identifica como un seguidor de la teología de la liberación promovida por Leonardo Boff, Gustavo Gutiérrez, Elder Cámara y Frey Beto. Actualmente es dirigente sindical del SUGOV.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias